Opositar a los 40

¡Buena tarde!

Hemos pensado que sería interesante tener diversas opiniones de opositores a Policía. En este caso en formato de entrevista, y tenemos el placer de contar con @MikelAlphaRomeo https://twitter.com/MikelAlphaRomeo. Esperamos de corazón que os pueda ayudar 😉

  1. Pregunta obligada, ¿qué te ha llevado a plantearte opositar con 40 años?

En primer lugar, y como es lógico, que legalmente puedo hacerlo, en el caso de la oposición a Policía Nacional. Y en segundo lugar, haber llegado a la conclusión de que mi verdadera vocación es ser policía y que debo intentar conseguirlo si la edad, como es el caso, no es un obstáculo insalvable.

  1. Hablas de perseguir el sueño de un niño, ¿ese niño eres tú? ¿Por qué ahora exactamente? ¿Qué ha ocurrido para detonar esa decisión?

Sí, ese niño soy yo. De niño decía: «quiero ser comisario». Evidentemente no sabía qué era un comisario, pero sí que eso significaba policía. Desde niño quería ser policía, hacer cumplir la ley, proteger a los demás, garantizar la libertad de todos. Explicar por qué ahora es explicar por qué no antes. Y si no lo hice antes fue porque desde niño me dijeron que tenía que estudiar una carrera. Eran otros tiempos, y supongo que mi familia quería lo mejor para mí, pero sin saberlo me hicieron perder mi esencia, dejar atrás aquello por lo que sentía verdadera vocación y dirigir mis esfuerzos a obtener una titulación universitaria, que es lo que hice.

Estudié Derecho, que terminé en 2006, y desde entonces ejerzo como abogado. Mucha gente ha empezado a opositar nada más terminar la carrera, pero en mi caso, como explicaba antes, llevaba muchos años desviado de mi verdadera vocación y lo único que tenia en mente era empezar a trabajar cuanto antes porque se supone que para eso había estudiado.

¿Qué ha ocurrido ahora? Hace apenas dos años me despidieron del despacho en el que trabajaba porque este perdió la cartera de asuntos que gestionaba yo y mi jefe tuvo que amortizar mi puesto de trabajo. E inmediatamente después vino el COVID, con los efectos que todos conocemos. Yo empecé entonces a trabajar por mi cuenta, lo cual supuso bajar un tanto el ritmo de trabajo. Si a eso sumamos el parón que supuso la pandemia en todos los sentidos, ello supuso que tuve mucho tiempo para reflexionar. Para reflexionar sobre lo que había sido mi trabajo todos estos años, que no me gustaba. Tengo vocación de servicio público, me gusta la acción y trabajar de cara al ciudadano. Y mi trabajo era justo lo contrario: para el sector privado, 8 horas al día sentado frente a un ordenador y sin más compañía que mis compañeros de despacho, si exceptuamos ocasionales visitas a los Juzgados. A eso hay que sumar mi atracción, desde niño, por el mundo policial y de las emergencias, algo del todo ajeno a mi trabajo diario, como es fácil entender si tenemos en cuenta que durante casi 15 años fui abogado de bancos. En un momento dado me di cuenta de que nunca me iba a sentir cómodo en un trabajo similar, y que no podía pasar lo que me queda vida laboral activa (25 años como mínimo) dedicándome a algo que no me gusta. Y ahí entendí que tenía que remontarme a aquel niño que quería ser policía y recuperar mi esencia, lo que de verdad me gusta y me apasiona. Como mínimo tengo que intentarlo.

  1. Comentas en twitter que “no más trabajos por nómina, quiero ser policía” ¿A qué te refieres?

Es fácil: no quiero tener un trabajo simplemente para cobrar a fin de mes. Quiero dedicarme a algo que me apasione, que me haga sentir que estoy donde quiero estar, que me suponga ir encantado a trabajar. Es decir: quiero ser policía porque me gusta, no para tener una nómina cada mes, como por desgracia he hecho hasta ahora.

  1. ¿Crees que el trabajo de policía debe ser vocacional?

Completamente. La misión de un policía es proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana, según el artículo 104 de la Constitución Española. No se me ocurre una labor de mayor importancia. Por eso es imprescindible que quien se dedique a ella tenga vocación.

  1. ¿Puedes contarnos brevemente qué retos te está suponiendo la oposición? Creo que puede ayudar a otras personas que estén en tu misma situación.

Yo diría que, más que el esfuerzo de estudio diario, es saber que nadie te garantiza un resultado por mucho que te esfuerces. La posibilidad de acabar con un NO APTO pese a meses y meses de estudio y esfuerzo es algo que siempre está ahí, un fantasma contra el que hay que luchar continuamente. A los que están en mi misma situación les diría que se imaginen como policías en el futuro, que sientan su vocación. Que imaginen el bien que pueden hacer a la sociedad como policías. Las vidas que pueden salvar, los delitos que pueden evitar, la libertad de la que gozarán los ciudadanos gracias a nuestra labor. Y, por supuesto, que se imaginen a diario rodeados de compañeros con la misma vocación que nosotros. Qué sensación tan increíble solo pensarlo, ¿verdad?

  1. Algo que quieras añadir.

Quiero animar a todos los que, como yo, están opositando para entrar en las FCSE, a que luchen hasta el final por conseguirlo. Que no se rindan. Al final lo conseguiremos o no, pero como mínimo sabremos que hemos hecho lo posible por conseguirlo. A ti, compañero, que estás opositando y tienes dudas, te digo: esfuérzate, inténtalo. La recompensa será enorme y para siempre. No te arrepientas nunca de lo que podrías haber hecho y no hiciste.

Y por último, no puedo dejar pasar la oportunidad de mostrar mi más absoluto agradecimiento, reconocimiento y respeto a todos los miembros de la Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local y Policías Autonómicas por cuidar de todos nosotros, día y noche, los 365 días del año. Os mando desde aquí un enorme abrazo a todos y cada uno de vosotros, porque sois lo mejor que tiene este país.

Muchísimas gracias por tu atención,

Te esperamos, compañero 😉

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.