Muy buenos días all the people!

En esta ocasión tenemos el placer de contar con las palabras de un Vigilante de Seguridad; éste desea formar parte de la familia de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad -si bien ya es colaborador indirecto-, y por eso nos relata su experiencia compaginando trabajo y oposición. Esperamos de corazón que os guste y os sirva de ayuda 😉

Podéis encontrarle y leerle en Twitter: https://twitter.com/JPGVS_

Todos sabemos de la dificultad que tienen unas oposiciones y si a eso le sumamos que no podemos dedicarle el 100% de nuestro tiempo se vuelve todo un poco cuesta arriba.

En este caso quiero hablar de mi sector, la seguridad privada. Todos los que trabajamos en este gremio sabemos que las condiciones no son las mejores, empresas que pagan muy mal, jornadas laborales muy largas y cambios de turno cada dos por tres, por lo cual el organizarte se convierte en un reto total.

¿Cómo compaginar un turno de 12 horas con el estudio y el entrenamiento?

La verdad que no creo que haya una manera exacta de hacerlo, cada uno se adapta a un horario y a una forma de estudio diferente, puedo hablar de mi caso personal, comencé en servicios rotativos de 12 horas de 08:00-20:00 y de 20:00-08:00.Cuando estamos trabajando en horarios largos la organización es primordial, pero sobre todo las ganas y la predisposición de cada uno. Cuando tenía turno de mañana (08:00-20:00) el servicio suele ser más movido, por lo cual no podía llevarme los apuntes al trabajo y adelantar, esos días de turno de mañana es cuando menos tiempo le dedicaba al estudio y si al entrenamiento, ya que estudiar 30 min o 1 h no da tiempo a entrar en concentración y absorber nuevos conocimientos, pongamos que llegamos a casa entre las 21:00/21:30 toca entrenar, 1 hora de entrenamiento y descansar, el descanso es igual de importante que el entreno.

Cuando hay turnos de noche (20:00-08:00) suelen ser turnos “más tranquilos” con menos carga de trabajo, así que si se puede está bien aprovechar y estudiar en esos tramos en los que no tenemos que hacer nada. La concentración y sobre todo el creer en uno mismo es súper importante.

Habrá momentos en los que nos vendremos abajo, nos quedaremos sin horas en el día para hacer lo que queremos, nunca viene mal tomarse un respiro, eso si, volviendo con más ganas que antes. En definitiva organización, ganas y mucha fuerza de voluntad, con eso ya tienen un gran paso dado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest