Hoy contamos con las VALIENTES palabras, de una persona que se ha abierto a LaComisaria.es y nos ha contado su experiencia personal respecto a este tema. La realidad puede ser cruda, y que decir, que, esto es una opinión de una experiencia dura; os invito a leer con el corazón, sin juzgar, sólo sentir.

Escribe en comentarios: ¿qué te parece?

 

Mi caso es crudo y simple. Sufrí bullying con agresiones fisicas y psicológicas durante + 7 años. Por el simple hecho de ser más grande que los demás. (le llevo sacando una cabeza a la mayoría de la gente de mi edad desde que tengo conocimiento)

Y hoy en día, ya pasada la treintena con creces, solo me viene a la cabeza una frase “Le debería haber partido la nariz antes”

Recibía insultos en el colegio a diario, putadas que nada lejos de la realidad a lo que se ve en rrss hoy en día

Palizas prácticamente todas las semanas. Tengo alguna cicatriz que me lo recuerdan.

Se hablo con los padres los chavales, profesores, instituciones. Nadie hizo nada porque eran “cosas de crios”. Yo hacía artes marciales y tenía muy interiorizado que lo de “pegar solo en el tatami” porque sabia que mis golpes hacían daño, mucho daño

Finalmente un día, con 13/14 años. No lo recuerdo bien. Uno de los abusones tuvo la genial idea de acorralarme en un pasillo e ir a por mi. Yo estaba sensible. Hacia no mucho que había perdido a mi abuelo y tenia familia pasándolo mal. Y exploté. Le di un puñetazo partiéndole la nariz y las gafas. Se fue al suelo.

Desde entonces no volvió a dirigirme la palabra. Me evitaba. Pero para el instituto yo era el malo, quisieron expulsarme. Tuve la gran suerte que el jefe de estudios me conocía. Sabia la situación y en privado me dijo “tenias que haberle dado antes”

Al tiempo la historia se repitió con el otro abusón del instituto. Esta vez en la calle. Acabó con mi rodilla en el cuello pidiendo perdón. Los abusos terminaron y a mi me quedo claro que una hostia a tiempo ahorra diligencias y sufrimiento.

Mi consejo para los que sufren lo mismo que sufrí yo es que aprendan a defenderse físicamente y pierdan el miedo a reaccionar. Los abusones se hacen fuerte ante quienes parecen débiles.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest